Todos los males vienen de adentro y contaminan a la persona.  Mr 7:23

¿Qué significa eso?

¡El señor da la respuesta!   Mr 7:21

Porque de dentro del corazón de los hombres salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivias, la envidia, la maledicencia , la soberbia, la insensatez.

Todas las maldades de dentro salen y contaminan al hombre.

El señor está advirtiendo que la causa de nuestro sufrimiento

No viene de afuera, sino de nuestro corazón.

A eso llamamos un corazón corrupto.

Como un manantial podrido que surte de aguas corrompidas, así es el corazón corrupto.

Es un corazón que produce razonamientos corruptos, apetitos y pasiones corruptas, y todas las malas obras y acciones que de ello surge.