El pecado es la causa de la caída del hombre.

El pecado siempre será una elección del ser humano.

Dios dotó a éste de libre albedrío:

Libertad de elegir entre el bien y el mal.

ASÍ LO HABÍA ADVERTIDO DIOS A CAÍN CUANDO VIO EN SU CORAZÓN MALDAD.

Gn 4:6

Entonces el señor dijo a Caín:

¿Por qué estás enojado?

¿Por qué ha decaído tu semblante?

Si haces lo bueno, ¿acaso no serás enaltecido?

Pero si no lo haces, el pecado está listo para dominarte.

Él te acecha como fiera pero tú debes dominarlo.

Dios sabía de las intenciones del corazón de Caín; él estaba planeando la muerte de su hermano Abel. Y Dios le dice

Tú debes dominarlo.

TÚ ESTÁS EN LA CAPACIDAD DE DECIDIR LIBREMENTE; ACEPTAS O RECHAZAS LA TENTACIÓN.

El libre albedrío es un atributo que Dios da al ser humano y Jesucristo, trata de la libertad moral en la escritura: Lucas 6:45

El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo del mal tesoro de su corazón saca lo malo.

Tenemos libertad para actuar.

Tenemos libertad para decidir.

Camino de bendición para el que elige la buena parte.

Lo que Dios manda.

Camino de maldición para el que elige la mala parte.

Lo que Dios abomina.