La gratitud

¿Qué es lo que dios ama de sus hijos? Que le alabemos con acción de gracias por todo lo que él, en su gran misericordia, nos provee en todo momento de nuestra vida.

Salmos 92:1 “Es bueno dar gracias al señor y celebrar tu nombre, Dios altísimo.”

Empecemos reconociendo que no es nuestra naturaleza ser agradecidos, damos las cosas por hecho como si las mereciéramos.

Todo el tiempo estamos recibiendo oxígeno gratis; diariamente Dios nos da el privilegio de despertar; el privilegio de caminar, ver, oír y pensar.

Recibimos tantas cosas de Dios, pero nosotros, en lugar de dar gracias por lo que recibimos, desperdiciamos la vida quejándonos y pidiendo, sin considerar que verdaderamente somos privilegiados.

Que Dios nos ayude a través de esta reflexión a ser agradecidos. La biblia nos recuerda que Cristo estaba siempre pendiente de aquellos corazones agradecidos, y se lamentaba los que no sabían dar gracias:

lc 17.11-19

15.- “Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a dios a gran voz, y se postró en rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano.”

17.- “Respondiendo Jesús dijo: ¿No son 10 los que fueron limpiados? y los otros nueve dónde están? ¿no hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero?”

Jesús nuestro salvador espera gratitud de nuestra parte, que nos haga como aquel samaritano que agradecido por el gran milagro regresó, humillado, para dar gracias.

Que dios nos libre de ser como esos nueve que se fueron y no vinieron a agradecer tan grande regalo de dios:

Ro 1:21 “Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.”

Cuál es la consecuencia de no darle gracias a Dios, que el corazón se va a llenar de tinieblas: (su necio corazón fue entenebrecido), cuál es la consecuencia de ser ingrato: la necedad.

Pierdes la capacidad de tu cerebro que te fue dado, y te vuelves una persona amargada, Te vuelves una persona malagradecida; porque sólo piensas en las cosas que te hacen falta.

Así que Dios nos creó con el propósito de alabarle, no porque él lo necesite, él no necesita que le agradezcamos. Dios no necesita, ni nuestros cánticos, ni nuestra adoración; el agradecimiento, la alabanza y la adoración, nos beneficia solo a nosotros.

Salmo 92:4-5 “Por cuanto me has alegrado oh señor, con tus obras; en las obras de tus manos me gozo.”

¡Cuán grandes son tus obras oh señor! muy profundos son tus pensamientos.

¿Cuáles son las obras divinas, de las manos del creador, que van a promover en nosotros la gratitud?

En el sacrificio del madero está la obra de las manos del creador, sus manos fueron clavadas por mi. Esas manos que sanaron a miles y que llamaron: venid a mi todos los que estén trabajados y cansados, que yo os haré descansar.

Los clavos en sus manos nos hacen para él hijos agradecidos. Su sacrificio y la sangre derramada que redimió nuestros pecados, mueven nuestro corazón a agradecer a Dios por sus bondades.

Demos gracias a dios por todo.

2018-03-02T17:29:53+00:00

Acerca del Autor: