La fe cuenta por justicia

Abraham, siervo del altísimo, le creyó a Dios y su fe le fue contada por justicia.

Abraham es pues el padre de la fe. Por ello, la Biblia incluye a todos los que obedecen a Dios, como hijos de la fe, a los que también llama hijos de Abraham.

Así, por la obediencia de Abraham, al no negarle a su hijo Isaac a Dios, recibió la promesa que nos incluyó a todos los seres humanos,  al decirle Dios:

“En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra” (Gn 22:18)

La simiente es Cristo:

Esa promesa se cumple en Jesucristo, autor y consumador de la fe; quien por su perfecta obediencia a Dios, se entregó a sí mismo por nosotros y vino a ser autor de eterna salvación.

Gálatas 3:26 “Pues todos ustedes son hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús”

Somos hijos porque hemos recibido el espíritu de Cristo, entonces la fe nos cuenta por justicia porque hemos muerto al pecado y ya no vivimos esclavizados a él.

De esa manera, nos apartamos de todo aquello que ofende a Dios, aborreciendo el mal y buscando las cosas espirituales. Sólo queremos agradar a Dios, nuestro padre.

Mt 6:33 “Más busca primeramente el reino de Dios y su justicia y todo lo demás viene por añadidura”

De esa manera la fe, que es en Cristo, nos es contada por justicia.

Vivir en Fe, y por Fe es estar pegado a la palabra de Dios.

Dios es fiel y siempre cumple lo que promete.

Sus promesas están escritas en la biblia. ¡Vamos a descubrirlas!

2018-01-29T16:57:57+00:00

Acerca del Autor: