La bendición de Dios

Dice la palabra de Dios que la bendición del señor es la que enriquece y no añade tristeza. (Pr 10:22)

Así que si tú comprendes lo que significa tener una bendición en tu vida entonces da gracias a Dios porque Cristo al morir en la cruz del Calvario se llevó tus maldiciones.

Col 2:13-14 “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncision de vuestra carne, les dio vida juntamente con él, perdonandoos todos vuestros pecados, anulando el acta de los decretos que había contra vosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz.”

La anulación del acta de los decretos, es la anulación de las maldiciones que cada uno de nosotros teníamos como consecuencia de la desobediencia a Dios, es decir del pecado.

Cuando aceptamos a Cristo como nuestro salvador, se anulan esos decretos y somos enriquecidos por las bendiciones del altísimo, gracias a Jesús.

¿Te preguntaras, cuál podría ser esa maldición?

Quiero decirte que, desde el momento en que Adán peco, nosotros, sus descendientes, nacemos pecadores, es decir desobedientes y acarreamos maldiciones a nuestra vida.

Cuando el señor nuestro Dios entregó la ley a Moisés, también dio a conocer las consecuencias de desobedecer y de obedecer a Dios que los de su pueblo vivirían:

Dt 28:15 “Pero, acontecerá, si no oyeres la voz del señor tu dios, para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te ordeno hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán.”

“Maldito serás tú en la ciudad, maldito es el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas.”

Y el señor enviará sobre ti maldición, quebranto y asombro en todo cuanto pusieres mano e hicieres, hasta que seas destruido, y perezcas pronto a causa de la maldad de tus obras de las cuales me habrás dejado.

Cristo anulo todos estos decretos y con amor eterno espera que el hijo prodigo regrese arrepentido para ser restaurado y reciba de parte de Dios, sólo por creer en aquel que dio su vida por nosotros, la bendición.

Dt 28:1 “Acontecerá que si oyeres atentamente la voz del señor tu Dios, para poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también el señor te exaltará sobre todas las naciones de la tierra, y vendrán sobre ti todas las bendiciones y te alcanzaran, si oyeres la voz del señor tu dios:

Bendito serás tú en la ciudad y en el campo.

Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tu bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas, bendito serás en tu entrar y en tu salir.”

Te confirmara Dios por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos del señor tu Dios y anduvieres en sus caminos.

Te abrirá el señor su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra a su tiempo y para bendecir toda la obra de tus manos.

El apóstol Pablo nos habla de la bendición de Dios, desde los lugares celestiales: Ef 1:3

Bendito sea el Dios y padre de nuestro señor Jesucristo que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.

Según nos escogió antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad.

Que gran bendición tenemos los hijos de Dios.

Amén

2018-03-07T17:58:14+00:00

Acerca del Autor: